martes, 18 de octubre de 2016

Crónica de un partido memorable

El equipo Campeón
Ya con más tranquilidad pero con la emoción que perdura es hora de hacer un comentario y una crónica sobre el grandioso día que vivimos el sábado pasado en el CASI. En la madrugada había caído un diluvio y al amanecer el tiempo no mejoraba, seguía lloviendo y se esperaba una final con campo pesado y muchos paraguas en las tribunas, sin embargo a partir de las 2 de la tarde milagrosamente el agua dejó de caer y una brisa calurosa limpió el cielo que quedó celeste y sin ninguna nube. Qué buena noticia !!!!!, íbamos a poder disfrutar de una gran final con el marco que merecía la ocasión. La duda de todos era saber si la cancha podía en esas dos horas recuperarse y absorber toda el agua recibida. A simple vista se veía espectacular, verde y pareja y cuando los equipos entraron a precalentar pudimos ver con tranquilidad que se iba a poder jugar normalmente sin desnaturalizar el juego.
LA 16
Las tribunas se iban colmando lentamente y se veía que el marrón y amarillo de Belgrano predominaba en el ambiente, más aún cuando llegó "La 16" (esta vez lo hizo temprano) que colmó más de la mitad de la tribuna de cemento del lado de la pileta. Las banderas, bombos, globos, sombreros, paraguas y camisetas del Marrón tiñeron el estadio y nos hizo sentir locales en San Isidro. Del otro lado, las tribunas tubulares también se comenzaron a llenar con mayoría también de Belgrano. El ambiente era espectacular, la ansiedad y los nervios nuestros se palpaban fácilmente, mientras que por el lado de Hindú, ya acostumbrados a estas instancias finales, vivían la jornada con mayor tranquilidad.
Muchísimas personas de todas las edades y épocas se acercaron a alentar al Marrón con la inmensa esperanza de ver Campeón a Belgrano después de 48 años de sequía, flotaba en el ambiente una sensación de que estas vez se nos iba a dar, ya que el equipo había dado muestras suficientes de estar en foco y preparado para dar el golpe, sino pregúntenle a los de San Luis.
Ferrito apoyando como siempre - 18 tries en el año
A las 16.05 entraron los equipos a la cancha para disputar la gran final y el aliento fue ensordecedor y los papeles volaban por los aires junto al humo celeste que había tirado la gente de Hindú.
El Marrón entró con el siguiente equipo: Tincho Lopez Isnardi (jugaba su partido 250 en Primera), Chucha Uriburu, Edu De la Paz, Pepe Bugiani, Tomy Fillipuzzi, el Negro Rosati como capitán, el Vago Retamosa, el inoxidable Oso Galli, Julián Rebussone, Frankie Gorrissen, Mauro Rebussone, el Cabezón Magneres, la Morsa Espinal, Aguja Gomez Di Nardo y "Ferrito" Ferronato. Mientras el equipo posaba para las fotos, cruzaban lentamente la cancha y con enorme tranquilidad los entrenadores Willie Tramezzani, Panchito Gradín, el Mono Gradín y Luchito Gradín, estos tres últimos hijos de Pancho y de Lucho quienes justamente fueron los últimos campeones del Club en el año 1968.
Frankie poniendo el equipo adelante
A las 16.13 hs sonó el silbato del referee y el Negro Rosati se encargó de patear la salida para el lado de la pileta, justamente el Negro estaba en cancha como también lo estuvo su abuelo Hugo en cancha cuando en el 68 se coronó campeón y goleador de ese equipo. La pelota fue bien alta y la salida la ganamos y a partir de allí Belgrano fue una tromba que se llevó por delante a Hindú y forzó al minuto un penal a 30 yardas y debajo de los palos, mejor imposible, era la ocasión ideal para arrancar ganando. Tincho se preparó, relajó su brazo derecho y le pegó a la pelota que increíblemente se fue afuera y cerquita del palo, de no creer !!!!!!. Luego de la salida de 25 Hindú logró capturar una pelota a las 4 minutos y cortar la línea defensiva del Marrón y al tirar la pelota afuera el wing puso la pelota al fondo y llegó junto con Chucha de palomita, pero por suerte no pudo apoyar y fue Knock on, zafamos !!!!!. Salimos de allí con un free Kick ya que le cobraron penal a Hindú en el scrum por empujar antes. Dos minutos más tarde salió Belgrano a atacar y del lado de la tribuna de cemento se jugó un sombrero por sobre la línea de Hindú y esta vez fue Tincho quien no pudo apoyar en el ingoal a pesar de tirarse de palomita. El partido ya había tenido 3 emociones, pero se jugaba con los dientes apretados y con mucha fricción, pero Belgrano ya demostraba que su plan de juego era asfixiar al rival y no dejarle espacios para poder tirar la pelota afuera. Y esa presión brindó sus frutos ya que a los 7 minutos Tito Diaz Bonilla tiró la salida de 25 directamente afuera y le dio a Belgrano la primera oportunidad concreta de poner el juego de manera peligrosa cerca del ingoal de Hindú, y eso es lo que ocurrió ya que el tremendo empuje en el scrum hizo que el Oso se levantara desde la base y corriera hasta casi el try, pero fue muy bien tackleado por el Cubano Bosch. Allí tuvimos en 5 yardas un nuevo scrum que terminó en penal de Hindú, el try se venía venir, el nuevo scrum terminó con otro gran empuje que fue frenado a centímetros, pero Ferrito agarró la pelota, se la puso en la panza y marcó el primer try del partido, con la conversión de Tincho a las 11 minutos estábamos arriba 7 a 0 y era un resultado justo.
Fili al ataque
Belgrano siguió con su libreto de mucha presión y tremenda fuerza en el contacto, pero los de Don Torcuato lograron conseguir un penal cerca de mitad de cancha que Diaz Bonilla acertó y puso la chapa 7 a 3 a los 15 minutos. A partir de ese momento el Marrón comenzó a dominar el juego, mientras que Hindú se dedicaba a defender y pelota que conseguía iba para atrás con los tremendos tackles de Belgrano. Así a los 25 minutos conseguimos un nuevo penal en 40 yardas y derecho a los palos, esta vez la patada de Tincho pegó en el poste y los de Don Torcuato se volvían a salvar. Eran oportunidades que no se podían dejar pasar, más en una final y contra Hindú. Pero el Marrón siguió yendo para adelante y a los 29 minutos logramos un penal luego de arrasar con el scrum robando la pelota en esa formación, fuimos al line en 20 yardas pero increíblemente perdimos la pelota. En la jugada siguiente volvimos a tener un line en 25 y volvimos a perderla, era de no creer !!!! estábamos dominando y no estábamos finos en la definición. Sin embargo 2 minutos más tarde logramos un penal en mitad de cancha por infracción de Hindú en el scrum, lo cual derivó en tarjeta amarilla para uno de sus pilares, de ese penal fuimos a un line en 30 yardas, esta vez jugamos bien el maul pero Hindú volvió a cometer penal, jugamos esa infracción con pelota al touch y line a 5 yardas, esta vez el try no se podía escapar. Y así fue como a los 34 minutos en la bandera de la pileta el line y el maul fue arrasador como contra San Luis y terminamos con Ferrito nuevamente apoyando el try y con los de Hindú desparramados en el suelo. Esta vez Tincho afinó la puntería y puso la chapa 14 a 3, resultado más que merecido y que reflejaba el dominio de Belgrano en el juego.
Morsa imparable en toda la cancha
Increíblemente Tito Diaz Bonilla volvió a tirar la salida de mitad de cancha directamente afuera, con lo cual conseguimos un scrum en mitad de cancha y como era de esperar ganamos fácilmente la formación y el Oso inició un ataque que luego de varias fases terminó con un nuevo penal a favor. Ya con un minuto por jugar y como Hindú estaba con 14 jugadores se optó por ir a un line a 5 yardas, se ganó la pelota y el maul comenzó a avanzar y el try parecía inminente, pero cuando los jugadores cayeron en el ingoal el referee dijo que la pelota había quedado arriba y no quiso consultar con el TMO la posibilidad de try y dio por finalizado el primer tiempo, realmente fue una lástima, era terminar ganando el primer tiempo por 18 puntos y cerrar prácticamente el partido.
El Vago consolidado con la 9
El 14 a 3 olía a muy poco para Belgrano que había dominado a Hindú a partir de los 20 minutos y que con pleno rigor físico lo asfixiaba en la marca, le metía doble tackle y los gordos ganaban los rucks y metían puntadas que lastimaban al rival.
Se esperaba un segundo tiempo en donde el Marrón siguiera teniendo la iniciativa y pudiera aprovechar los 4 minutos que Hindú seguiría jugando con 14 hombres. Sin embargo de salida nomás nos arrinconaron en nuestras 25 a puro empuje con los forwards y forzaron 3 lines y maul que estuvieron siempre a punto de coronarse en try, hasta que por reiteración de infracciones le sacaron amarilla a la Morsa Espinal y allí si en el cuarto line y maul en 5 yardas y ya con 15 jugadores Hindú logró el try a través de Faraone, Tito Diaz Bonilla metió la conversión y quedamos arriba 14 a 10, increíble pero real, de un casi 21 a 3 al final del primer tiempo a sólo 4 tantos de diferencia a los 6 minutos de la segunda etapa.
Asi se festeja la entrega
Luego de ese try salió el Cabezón Magneres que fue reemplazado por nuestro "impact player" Figaza Arizaga, allí el Oso pasó a jugar de segunda línea y Frankie de 8. Pero a los 9 minutos ocurrió una jugada desgraciada en donde Sebastián Cancelliere sin intención golpeó con el codo a Mauro Rebussone quien quedó tendido en el piso y tuvo que salir en la ambulancia (le dieron 23 puntos y está muy bien), eso hizo que los planes cambiaran y entró Juan Zaballa, quedando el Oso de segunda línea por el resto del partido y teniendo que terminar los 80 minutos en cancha. En la jugada siguiente Hindú tuvo un line en nuestras 30 yardas y se preveía un final similar a los lines anteriores en donde terminamos con el ingoal vencido, sin embargo Frankie robó de manera espectacular la pelota y conseguimos penal a favor. Esa jugada y el ingreso de Figaza y de Juan Zaballa fueron determinantes para volver a poner en foco al equipo y salir del asedio que durante 10 minutos sufrimos por parte de Hindú. También entró Carlos Bence de temporario cada vez que hubo que jugar un scrum por la amarilla de Espinal. Belgrano volvió a tomar las riendas del partido y luego de una jugada de varias fases conseguimos un penal a los 13 minutos que esta vez Tincho no desaprovechó y puso la chapa 17 a 10 y le dio más tranquilidad al Marrón para seguir con su plan de juego y ya con la Morsa nuevamente en cancha. Seguimos apretando a Hindú con pelota viva en el contacto y superándolos en esa situación de juego y a los 17 minutos luego de un line y maul, un jugador de Hindú vio la amarilla por darle a la Morsa una patada en la espalda, la disyuntiva era patear a los palos (era factible) o ir al line a 5 yardas y aprovechar el jugador de menos que tenía Hindú. Es así como se decidió poner la pelota al touch y luego de ganar la pelota en la segunda posición con mucha autoridad, Figaza comandó el maul y terminó apoyando la pelota en el ingoal, la conversión de Tincho se fue por el primer palo y la chapa quedó 22 a 10 y 22 minutos por jugar.
Terminó el partido y somos campeones
Belgrano siguió imponiendo condiciones en el juego, mientras que Hindu no hacía pie en el partido, salvo los primeros 10 minutos de la segunda etapa. A los 24 minutos Hindú tuvo un scrum cerca de mitad de cancha, pero su medio scrum tiró la pelota totalmente torcida y ante esa infracción pedimos un nuevo scrum, el empuje fue arrollador y conseguimos un penal. Otra vez la disyuntiva si patear a los palos o ir a un line cerca del ingoal rival, pero esta vez privó la razón, ya que de convertir el penal quedábamos 15 puntos arriba con quince minutos por jugar, la patada de Tincho entró por el medio de los palos y el resultado quedó 25 a 10. Ya se palpaba que el campeonato quedaba en Virrey del Pino, sin embargo Hindú como buen campeón que es quemó todas sus naves y de manera desordenada intentó llevarse por delante a Belgrano, pero la defensa del Marrón fue impecable y se convirtió en una pared imposible de superar, los tackles se multiplicaban y los de Don Torcuato rebotaban una y otra vez y el reloj jugaba en su contra. Belgrano cometió una serie de penales que derivaron en una amarilla a Pepe Bugiani a los 35 minutos. El partido y el campeonato ya era de Belgrano, quedaban pocos minutos e Hindú necesitaba 2 tries convertidos y por lo menos un penal para poder ganar el partido, cosa que ya era imposible. Pero el baldazo final fue a los 36 minutos cuando Hindú en otro de sus ataques desordenados jugó rápido un penal a través de Faraone y allí Figaza le pescó la pelota y lo obligó a cometer penal ..... esa fue el acta de defunción de Hindú y el Marrón ya se sintió con la seguridad del Campeonato abrochado.
Festejando en el podio
Sólo quedaron 3 minutos para disfrutar el entorno, los cantos, los llantos, la emoción, los jugadores desde adentro arengando a todos nosotros gritando "Dale Campeón" y "Dale Marrón". En esos minutos finales ingresaron Tomas Venter y Panchito Cubelli para poder gritar campeón con los cortos y dentro del campo de juego. Eran 48 años de no poder festejar un campeonato de Primera, la "16" ya casi invadía la cancha, el griterío era tremendo y la emoción desbordaba a todos hasta que en el minuto 81 Cancelliere dio un pass forward y el referee hizo sonar el silbato que desató la euforia contenida durante tantos años. Belgrano era el campeón y que merecido lo tenía !!!!!!!, la invasión a la cancha fue como una marea que tapó todo el verde y los cantos, las banderas y los abrazos eran un denominador común. El festejo siguió por mucho tiempo hasta que los jugadores fueron a recibir la copa y la medalla de campeón, siendo saludados y felicitados por una calle de aplausos por los jugadores de Hindú.
La Copa es nuestra
Ya nada será lo mismo, finalmente se logró lo que tanto se buscó desde que el Club decidió armar un plan a largo plazo que primero dio sus frutos con los campeonatos de las Pre y la Inter, hasta que finalmente le llegó a la Primera.
Los Entrenadores del Campeón
Ya entrada la noche el plantel llegó al Club desde San Isidro en una ómnibus descapotable seguido por una enorme caravana de banderas, gritos y bocinas .... luego la fiesta fue interminable, música, varias vueltas olímpicas, zambullida en la pileta y la alegría de todo un club en donde se mezclaban varias generaciones festejando hasta que salió el sol del domingo.
¡¡¡¡¡ SALUD BELGRANO CAMPEÓN !!!!!!

Magaña